¿Plazo fijo o credito del estado?

Rinde más que el plazo fijo o los créditos hipotecarios que otorga Anses? El programa para la construcción de viviendas Pro.Cre.Ar contará con dos activos: un aporte inicial del Tesoro Nacional de 3000 millones de pesos y 1826 hectáreas de tierras en todo el país.

Con esos recursos se podrá financiar íntegramente la edificación de quince mil viviendas. El fideicomiso que administrará el Banco Hipotecario bajo la supervisión del Estado buscará financiamiento adicional para responder a la creciente demanda de préstamos a través de la emisión de títulos públicos, denominados Valores Representativos de Deuda (VRD).
Además, podrá recibir desembolsos adicionales del Tesoro y nuevos terrenos, como los que donarían las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.

Los activos financieros que emita el fondo fiduciario podrán ser adquiridos por inversores privados y públicos. El principal comprador de los VRD será el Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS) de Anses, mal denominado “la plata de los jubilados”, que obtendrá de esas inversiones una rentabilidad superior a la que le brindan, por ejemplo, sus depósitos en plazos fijos.

Las personas que ya tienen turnos llegan a 120 mil. Las primeras familias con terrenos propios para construir comenzarán los trámites en las sucursales del Banco Hipotecario el próximo lunes.

Los turnos entregados llegan hasta fines de septiembre y en las próximas semanas Anses comenzará a convocar a quienes no cuentan con su propio terreno. Se prevé que el fideicomiso emitirá VRD antes de fin de año.

Esos instrumentos financieros todavía no fueron diseñados, pero quienes están pensando sus características explican que la rentabilidad será del 9 por ciento durante los primeros cinco años y, a partir del sexto, será variable, estimando un rendimiento medio del 15 por ciento y siempre con el piso del 9 por ciento anual.

Además de la tasa de interés, analizan incorporarle un “cupón”, un pago anual único, sujeto a la valorización del fideicomiso a partir, por ejemplo, del incremento en el valor de las tierras con su urbanización.

Si bien la oferta de esos activos será pública y, por lo tanto, estará disponible para todos los inversores, el comportamiento del sector financiero privado ante el lanzamiento de este tipo de instrumentos hace prever que el FGS será su principal comprador.

Los VRD, aseguran en el equipo económico, representan una inversión atractiva para el FGS, ya que su rentabilidad será superior al 11 por ciento que consigue actualmente el fondo por los 20 mil millones de pesos que tiene depositados en plazos fijos.

El FGS es un fondo de reserva destinado a cubrir los eventuales déficit del sistema previsional ante ciclos económicos negativos de la economía. El FGS no se utiliza para pagar jubilaciones, que ya están financiadas. Está compuesto por los excedentes financieros del organismo previsional y los fondos de jubilaciones y pensiones que se encontraban en manos de las AFJP.

En 2008, antes de la estatización del régimen de capitalización, sumaban 98 mil millones de pesos. Hoy supera los 210 mil millones de pesos invertidos en títulos públicos (58 por ciento), plazos fijos (10,2), acciones (7,9) y proyectos productivos e infraestructura (13,9).

Con instrumentos similares a los VRD del Pro.Cre.Ar, el FGS financió iniciativas de la Central Atucha II, de Aysa, Enarsa, obras públicas, infraestructura hídrica y del sistema vial.

Además de ofrecer niveles de rentabililidad en sintonía con los instrumentos que existen en el mercado financiero local –incluso superior–, el atractivo de las inversiones productivas que realiza el FGS es el impacto virtuoso sobre la actividad económica.

La realización de las distintas obras viales, energéticas y ahora de viviendas genera un efecto macroeconómico positivo que redunda en mayores ingresos para el financiamiento del pago de jubilaciones a través de los ingresos fiscales.

Ese factor multiplicador, explican fuentes oficiales, representará una rentabilidad adicional para el FGS que, en el caso del Pro.Cre.Ar, sumará alrededor de 3 puntos porcentuales adicionales.

Ayer por la mañana, el viceministro de Economía, Axel Kicillof; el director ejecutivo de Anses, Diego Bossio, y el secretario de Obras Públicas del Ministerio de Planificación, José López, mantuvieron una extensa reunión donde pulieron algunos detalles del programa.

Esos funcionarios, junto con el titular del Onabe, Antonio Vulcano, conformarán el Comité Ejecutivo encargado de regular el funcionamiento del fondo fiduciario.

Deja un comentario